ERIKO STARK | DOCUMENTANDO UNA CIUDAD ‘AMIGABLE’.

 

¿Crees que la comunidad homosexual masculina aventaja en representación, política e investigación a las demás minorías sexuales?

Si hablamos de las identidades expuestas en nuestro cotidiano, cabe mencionar que los hombres gay son la columna visible de nuestro país, hoy en día existe un reconocimiento a las personas trans, a los llamados “nuevos queers”. Básicamente la CDMX se está convirtiendo en un laboratorio de experimentación de género. Políticamente hubo un momento donde los hombres gays y las lesbianas lucharon por nuestros derechos, cada uno con una inquietud. Las becas destinadas a la investigación actualmente apuntan a lo queer, pero muchas fueron su momento para explicar la homosexualidad de nuestro país con terribles efectos que hoy en día siguen reproduciéndose. Si pudiéramos llamar una minoría podría atinar las personas trans y las personas infectadas con VIH que siguen sufriendo los procesos del precariato.

¿Cuál es tu opinión acerca del famoso dinero rosa en México?

Aquí en México existe una Federación Mexicana De Empresas LGBT que tratan de apoyar a las pequeñas y medianas empresas, sin embargo, estas nuevas ideas del Networking están muy vinculadas a la cultura milenial (sé tu propia empresa).

Existen todo un culto al dinero rosa y esta de la mano con estilo de vida que tienen los LGBTQ (las múltiples convivencias en cafeterías, restaurantes, ejercicio, artes, cultura, ocio, entretenimiento y fiestas). Muchas de las empresas tienden a brindar pequeños guiños, es decir, no son declaradas abiertamente rosas, pero apoyan y dan beneficios a la comunidad, tal es el caso de los gimnasios que brindan todo un espacio de homosociabilidad que incita a tener buena figura y la posibilidad de ligues o sexo exprés, pero que de igual manera nos enferma esta idea de tener un cuerpo ideal. Los empresarios rosas y otros empresarios heterosexuales ven oportunidad en el sector gay, pero siguen fomentando la discriminación, humillando a su público, mucho de esto se debe a la poca falta de espacios de homosociabilidad que promuevan la dignidad de su público o el mundo nocturno donde los miembros de seguridad, meseros, hasta los dealers violentan a su consumidor.

 

¿Qué industrias y servicios de carácter sexual crees que deban desarrollarse en la ciudad con mayor puntualidad?

Pues principalmente un verdadero medio de comunicación que trabaje a fondo temas que resguarden el valor y la dignidad de las personas LGBTQ, los medios actuales parecen un cliché, incluso su mismo medio es producto de una moda que exotiza ciertas manifestaciones culturales y temo que en su momento caduque como otros medios y pasen a ser un chiste, como el caso de Cultura Colectiva que de ser un medio que trataba de promover algo importante se convirtió en un espacio de drogadictos que promueven todo un culto al mundo líquido y narcisista.

La industria médica y educativa deben crear alianzas por varias razones, la primera de ellas es el crecimiento de las ITS que evidencian una falta de verdaderas campañas que combatan esta enfermedad social y patológica del VIH, de nada sirve que estén mejorando los retrovirales si los homosexuales no son conscientes de sí mismos. A muchos les preocupa ser indetectables porque de esa forma creen estar sanos, pero el cuerpo inconsciente y la mentalidad de las personas no va acorde con su idea de la salud.

¿Crees que exista la exclusión hacía otras identidades sexuales en espacios homosociables? ¿A quiénes y por qué?

Sí, las mujeres son principalmente excluidas en los espacios de cruising y sexo exprés. Las prácticas sexuales son todo un sector denegado a las mujeres (cine pornos, el último vagón, cabinas, algunos antros homosexuales) esto también afecta a cierto sector trans y travesti, incluso en las prácticas de dogging (sexo entre heterosexuales en espacios públicos) se ha reducido a lugares muy detectables. Entre homosexuales existe cierta exclusión en antros debido a los altos costos y los índices de belleza; existen fiestas de sexo (cogederos) donde los requisitos es ser delgado y atractivo. La comunidad de mujeres lesbianas y feministas repiten el mismo patrón haciendo fiestas privadas (las recientes Fiestas Violetas sólo permiten mujeres trans) lo que provoca cierta discriminación queer en la ciudad, es decir, nosotros nos auto-discriminamos como una forma de crear pequeños guetos o permanecer en ciertas esferas.

¿Consideras que existe una brecha entre la lucha por los derechos del hombre homosexual distinta a los derechos de las demás comunidades sexo-diversas?

Actualmente hay especialistas que creen que sólo los hombres homosexuales tienen problemas. Algo es muy cierto, a pesar de que los estudios de hombres gays han sido más trabajados y han tenido más espacios de difusión sigue existiendo un problema que sobrepasa las cuestiones del género, no existen investigaciones que expliquen realmente nuestros problemas actuales. Apenas se están creando trabajos que debieron ser hechos hace décadas, un ejemplo es el caso de las lesbianas que acaban de crear una historia estándar del lesbianismo en México. Tal vez se necesita la construcción de una historia trans debido a que apenas se está teniendo una conciencia de identidad. Otro problema es la disputa por las investigaciones que no suelen reconocer al sujeto si no lo trabaja bajo la condición identitaria; un ejemplo, no puedo hablar de la bisexualidad si no soy bisexual, eso es un absurdo, que no exista una libertad de investigación cuando las teorías queer exponen que somos sujetos en permanente construcción más allá de cómo me visto o pueda modificar mi cuerpo.

Sabemos que el hombre homosexual no está exento del machismo ¿Cómo se puede concientizar a este segmento de dicho comportamiento con la finalidad de reducir dicho problema?

Ese es uno de sus principales problemas que no se han podido realmente combatir. La comunidad gay sufre un síndrome llamado “en busca de ser el gay ideal” esto lo obliga a ser un hombre exitoso, triunfador, con cuerpo perfecto y una masculinidad inimaginable que genera trastornos similares a los de la anorexia porque aspiran a ser algo que no existe, si miras a fondo la publicidad y los medios de comunicación no ves la imagen de un gay “feo” o moreno, desalineado; siempre vez un prototipo inalcanzable, incluso los bebés que adopta la comunidad LGBTQ entran en una moda llamada Gaybabys al ser más atractivos que un bebé común.

Una manera de concientizar es entender las raíces sobre las cuales nacimos y no hablo sobre entender quiénes somos como personas y que preferencias poseemos, eso es un camino individual y se ha trabajado mucho, pero si no entendemos, que nuestra comunidad es históricamente la más humillada socialmente y que está tuvo su nacimiento junto a otras realidades como el mundo del crimen, las drogas y las zonas marginales no podemos avanzar.

¿Cuáles son los factores hegemónicos de la cultura homosexual que en tu opinión se reflejan más como un defecto que como una cualidad?

Yo creo que el culto o la idea de ser creativo y único, ya lo había dicho anteriormente, todos somos nuestra empresa propia, los perfiles de Facebook de muchos jóvenes y conocidos son meros intentos de demostrar lo mucho que valemos, glorificamos la creatividad a través de lo visual (ya todos podemos hacer videos, vernos bellos, tatuarnos, presumir el cuerpo, la genitalidad; escribir frases motivadoras), pero todo eso está generando los recientes efectos de la intocabilidad (nadie es lo suficientemente bueno para mí). El culto al yo, está eliminando la empatía y ciertas habilidades kinésicas y proxémicas, va a llegar un momento donde intentar socializar con el otro se va a convertir en una enfermedad, algo para lo que no estamos diseñados en una visión de la futuralidad.

Hace unos meses me platicabas del CHEMSEX ¿Por qué consideras que es un problema de salud sexual especifico de cierto grupo más que un problema generalizado de abuso de sustancias y relaciones sexuales sin distinción de  preferencia sexual?

Pues más que un cierto grupo la existencia del sexo químico está degenerando no sólo nuestra percepción de nuestros cuerpos, sino que nos hace descubrir que tenemos un problema a nivel salud. Las drogas pasaron de ser una forma de experimentación espiritual para convertirse en una epidemia de los placeres (en la antigüedad se planteaban las epidemias como placeres: ejercicios, sueño, comida, alimento y sexo eran las cuestiones a equilibrar) ahora las drogas (legales o ilegales) están dejando ver cosas demasiado escabrosas, el sexo químico va de la mano con prácticas sádicas que terminan teniendo sexo a pelo (sin condón) y esto fortifica el crecimiento del VIH.

Las cifras de personas infectadas prometen aumentar, pero hay algo más perverso en el chemsex, la gente ya no le satisface el sexo como un coito natural, en tus cinco sentidos, ya no nos satisface explorar el placer propio y de la persona, ahora se nos plantea la posibilidad de un placer mayor entre comillas, la insatisfacción de una sociedad pudiente y a veces frígida está manifestando lo peor de sí a través de un sexo donde muchas veces no eres consciente de sí mismo, ya no somos felices con sexo.

En tu opinión ¿consideras que prácticas de la cultura del crusing o el leather deben ser reducidas en nuestro entorno para evolucionar a formas menos marginadas de relacionarse o éstas deben ser preservadas por su peso cultural?

Si se reducen se normalizan, esto quiere decir que serían prácticas más comunes y por ende con menos riesgo y aceptadas por una sociedad que renuncia a sus tabúes, lo ideal sería que no existieran estos espacios donde se exponen las personas y pueden ser vulnerables ante un ataque, cabe mencionar que estos espacios son algo transitorios porque reciben diversas generaciones de hombres y mujeres que van a experimentar, algunos ya son culturalmente aceptados como una apropiación histórica, tal es el caso del último vagón, pero ahora con las tecnologías, la oferta y demanda de nuevos lugares para tener sexo y prácticas ponen en evidencia la necesidad de más cogederos donde haya drogas y alcohol, dudo mucho que la evolución vaya en éste sentido, al menos es lo que pienso.

¿Cómo contrastan los estereotipos de vanidad y juventud asociados al hombre homosexual con la realidad de muchos hombres gay que son adultos mayores? ¿Qué responsabilidades debemos tomar la juventud sexo-diversa ante estos individuos?

Pues los adultos eran el famoso “niño el del mañana”, nosotros somos el resultado de nuestras generaciones fallidas y muertas (el SIDA se llevó lo mejor de nuestra comunidad) y las pocas personas que quedan (activistas y académicos mayores) los quieren institucionalizar en reliquias de género, ahora hablando sobre la convivencia de una generación con la nuestra en estos espacios provoca muchos reclamos, creemos que las nuevas tecnologías le pertenecen a la juventud y no les damos la oportunidad a los mayores, además de la ideología de la eterna juventud, si creces ya no eres reconocible para la comunidad porque en la belleza eres reconocido como una vida digna de ser vivida o en esta cuestión entrarían las lógicas de la necropolítica aplicadas al sector de homosexuales mayores, yo las llamaría Necrosexualidades donde se apela el derecho al coger y sobre éste mismo derecho se expone la vida misma; en el momento en que ya no eres deseado sexualmente dejas de existir para una comunidad tan agresiva como la de los hombres gays. La Gerontofilia pasa a convertirse como un reconocimiento a esas vidas que llegaron a dejar de reconocidas como vidas atractivas.

Definitivamente existen muchos estereotipos de relaciones homosexuales retratados en los medios, la literatura, el cine etc. ¿Cómo describirías estos de qué manera permean en modelos aspiracionales?

Pues parece que no salimos del culto al homosexual ideal, frívolo e incontrolable sexualmente. El hipócrita triunfo de Moonlight sólo reconoce el contexto en que vive cierta esfera social, sólo ganó porque Donald Trump ganó la presidencia y no por su valor como filme en contar una historia. Desafortunadamente muchos productos culturales terminan en la misma idea de plantear un sujeto LGBTQ, muy pocos realmente están logrando crear personajes y contar historias que escapan de esta circularidad, un ejemplo es Japón que hace ver la homosexualidad como algo refinado y elegante a través del manga y el anime. En México, casualmente nuestra literatura ha podido plantear algunas cosas interesantes, al menos reconocer una de las mejores novelas como El Vampiro de la Colonia Roma, best seller universal. Actualmente existe un seminario de literatura lésbico gay a cargo de dos grandes amigos: Ernesto Reséndiz y César Cañedo que han podido copilar toda una suerte de materiales únicos. Fuera de la literatura nuestro cine mexicano es malo es intolerante, películas como Cuatro Lunas han sido criticada por los principales promotores del Festival Mix quienes a su vez apoyan lo que les conviene, en el caso de las grandes industrias, películas como Machos son un reflejo de que tan ignorantes somos como gays, nosotros pedimos ese tipo de contenidos y lo aplaudimos. Es importante tener estos desequilibrios, incluso saber que nuestros productos culturales están siendo hechos por gente que no tiene una coherencia sobre el género. Pero si buscas a fondo, hay muchos productos que valen la pena.

En ilegal tenemos un lema: #WeAreNotSpecial ¿Qué significa esto para ti y cómo se aplicaría a tu labor de investigación y a tu vida como ciudadano miembro de la comunidad sexo-diversa?

Creo que la frase nos recuerda que no importa que tanto te produzcas en ropa, en cuerpo, en redes… en cualquier aspecto personal y social en tu vida, todos somos desechables. Soy consciente de que mi trabajo será desechado el día que las drags, gays, lesbianas, trans y cualquier persona sienta peligro por lo que escribo y fotografío y esto los exponga más allá del discurso de la vida privada o íntima (cosa que no existe en esta sociedad del espectáculo). Todos somos precarios, por ende, nuestras vidas van a luchar por ser reconocidas como algo especial y en otros momentos vamos a luchar por hacer especiales otras, al menos, quiero pensar que habrá un momento que no necesitemos ser especiales, habrá un momento donde como dice un increíble escritor español llamado José Manuel Muñoz “llegará el día que dejemos de ser reyes y reinas para ser personas”. Personas que aman, personas viven más allá de la pose. En cuanto a mi vida, sigo buscando respuestas, y para la comunidad, espero mi trabajo ayude a responder muchas preguntas.

Conoce más sobre el trabajo de Eriko en: https://erikostark001.wordpress.com/

Entrevista por Daniel Franco

Fotografías por Selene Alaíde

Locación: Divina



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *