Kanvas Li-On | No, el DRAG, no es superficial.

Para mí el drag siempre estuvo ahí: en el cine, la música, las caricaturas y en muchas otras formas de entretenimiento; ‘Al otro lado del río’ existe un creciente gabinete de talentos en el mercado anglosajón entre: shows de cocina, concursos de comedia, sátiras soci-políticas, certámenes de belleza y Vlloggers. Hace un par de años me enteré de la existencia de La Carrera Drag De La CDMX y  fue hasta el año pasado que decidí asistir a su noche de comedia. De entre todo el talento, esa noche un solo personaje se robó el show, Kanvas Li-On. Semana tras semana continúe asistiendo al concurso para maravillarme con una parte del drag nacional. Kanvas ganó, esa noche asesinó a mi niño interior con puñaladas de sueños y esperanzas vendidos por DIGIMON. Supe entonces que quería conocer a Jonathan, el ser humano detrás de Kanvas. Y gracias a un documental supe que además de ser ‘La actual Reina Drag Queen de la CDMX’ se trataba de un introvertido maestrante en economía quien apenas hace dos  años atrás había incursionado, como la mayoría, de manera autodidacta en el mundo del drag. Nunca me imaginé que meses después me permitiera entrometerme en su vida de manera tan grata, sin avisar y con una sonrisa, para regalarnos la siguiente entrevista.

¿Qué significa Kavas Li-On, de donde viene la inspiración para el nombre?

Para empezar, quería que sonara bien y a la vez implica un mensaje al menos para mí. Canvas, es una palabra del idioma inglés que significa lienzo—sí en los que se pinta— y solo cambié la ‘C’ por ‘K’ porque la ‘K’ hace todo más fabuloso, Li-On es la contracción de la frase, también en inglés, Live Once. Técnicamente lo que quiero decir con mi nombre es: Solo se vive una vez, la vida es un arte… haz de tu cuerpo tu lienzo. Ahí radica la versatilidad estética que puedo manejar, pero sobre todo el mensaje que quiero trasmitir: sé lo que quieras ser, es posible.

¿Cuál es tu opinión sobre la relación que tiene el drag tanto con el mercado rosa como con los movimientos de activismo sexo diversos ¿Crees que ambos universos están peleados, si, no, por qué?

Dudo que estén peleados, como economista para mi es imposible concebir la inexistencia de un mercado fruto de los gustos y preferencias de cierto sector de la población. Entiendo el punto de vista de ciertos activistas que consideran que ‘aprovecharse’ de los gustos e identificaciones del colectivo LGBTTTIQ S.A. de C.V.  Es una objetivación de los intereses del colectivo y sí, acepto que tal vez crear productos orientados a nuestro colectivo puede parecer en cierto modo un aprovechamiento voraz de nuestra esencia, pero es justamente la aparición de este mercado, cada vez más pujante, lo que da más visibilidad y relevancia cultural al colectivo.

Cada vez es más común ver, sobre todo en redes sociales y espacios de esparcimiento, cómo la cultura LGBT es consumida ya no sólo por nosotros, sino que se ve propagada a otras esferas de nuestra sociedad y esto es gracias, en parte, a la aparición del mercado rosa.

Para mi,  las actividades económicas orientadas al mercado no heterosexual son también una forma de activismo, tal vez no el ideal y revolucionario que aquellos que se asumen como activistas desearían, pero sí uno que se articula con el sistema en el que vivimos.

A nivel personal qué te preocupa más ¿Que el drag se convierta en un mercado demasiado autorreferencial, por lo tanto, más específico o que este sea absorbido y explotado por la cultura mainstream?

Me preocupa que el drag se vuelva autorreferencial porque creo que todo el mundo debería estar haciendo drag, el drag te ayuda a romper las propias creencias que tienes sobre ti y reconstruir una identidad más pura y auténtica. El drag es un viaje de conocimiento creo que por eso me gustaría que fuese mainstream. Sin embargo, lo mainstream también apesta, así que me gustaría un punto medio.

¿Crees que el drag en México sea rentable fuera de un ambiente sexo diverso y más importante que ello, crees que sea entendido como lo que realmente es?

Lo padre del drag, al menos hasta ahora, es que cada quien decide qué es realmente. Hacemos drag porque ejercemos nuestra libertad, aquella libertad de convertir nuestro cuerpo en el mejor lienzo que tenemos. Eso es lo que yo entiendo y es el mensaje que me gustaría que el drag transmitiese a aquellos que no se encuentran inmersos en el ambiente sexo diverso.

Ese es el mayor reto, porque creo que una vez transmitido dicho mensaje el drag tiene mucho potencial para ser rentable en cualquier mercado. Los prejuicios, en este caso, sirven como lo que los economistas llamamos “Barreras de entrada” que impiden que cierta actividad se lleve a cabo en algún determinado espacio, ya sea porque es muy costoso incursionar en dicho mercado o simplemente por la barrera cultural que los divide. Si trabajamos en eliminar esos prejuicios tenemos mucho camino por delante, así que diré que por ahora no es rentable, pero en un futuro quien sabe.

En  tu opinión ¿Hacia dónde se dirige el mercado drag en México y de qué forma podemos contribuir a este despliegue?

El mercado drag está en construcción, se dirige por supuesto a ser una sustitución del placebo que Rupaul’s Drag Race llegó a ser en la vida de la comunidad LGBT de la ciudad, el país, y todos aquellos lugares en los que no se tiene acceso a las reinas estadounidenses y mediáticamente relevantes. Y justamente ahí radica uno de los problemas, la gente está acostumbrada a vernos/verlas a través de una pantalla y vernos por ahí es técnicamente gratis, lo cual obstaculiza que se moldee la cultura de las propinas que es común en otros países, sin embargo, se nos exige ser tan pulidas como aquellas que aparecen en la televisión a un costo abismalmente menor.

Estamos en la transición “consumo drag por tv” a “consumo drag en vivo”. La gente se empieza a dar cuenta de que no tenemos mucho que pedirle a drags extranjeras, tratamos de familiarizar al público con las propinas, y sobre todo tratamos de llevarles lo mejor que podemos con los recursos disponibles—y déjame decirte que eso es algo muy de economistas—, creo que en un futuro podremos tener un mercado tan dinámico como el estadounidense, pero hay que trabajar y sensibilizar. Así que si algún día ven un show que les gusta en un antro, den aunque sea un billete de veinte, los aplausos nos alimentan el alma pero las propinas alimentan nuestro guardarropa y a veces nuestro estómago también.

Ahora que mencionas a RPDR me parece bastante irónico que en países angloparlantes el drag ha ido de los escenarios a la TV y aquí como mencionas es al revés, tomando en cuenta a  You-Tube el fenómeno comunicacional se vuelve más complejo ¿Crees que en México debiéramos aspirar a llevar el drag a la televisión nacional u exista la posibilidad de crear contenido nacional semejante a los shows online como los que produce logoTV y World of Wonder? ¿Qué haría falta para que esto fuese viable si las aspiraciones del drag nacional tomasen esa dirección?

Las dos respuestas son sí, sí que lo lleven a la TV, sí que podemos hacer ese tipo de contenidos. Para llevarlo a la TV hace falta un valiente productor y una atrevida televisora, y eso aquí aún no está por los prejuicios que como sociedad mexicana tenemos de nosotros mismos y de nuestros semejantes. Para los contenidos web hace falta equipo y presupuesto, y también más unidad y cercanía con las Queens locales, a veces la dinámica por grupitos es muy pesada, que si la realeza del drag, que si las churpias, que si las vogueras, que si las Visual Infection Collective (available on iTunes, dín *sonido de guiño promocional*) impide que se den más iniciativas conjuntas de producción de contenidos.

¿Crees que exista algo llamado post-drag ¿de ser así a que te refiere esto?

No había escuchado ese término, pero al escucharlo lo único que puedo pensar es en la propagación de nuestro discurso estético de apropiación corporal y empoderamiento psíquico, que al menos a mí me ha dejado ser Drag. Ese es mi post-drag, el hecho de que, al quitarme la peluca, pestaña, tacones, rellenos, fajas, maquillaje… el drag ha alimentado mi ser. Puedo ser tan seguro de mí y mi cuerpo en drag como sin drag. Ojala algún día todos podamos vivir en post-drag, suena bien.

Me he enterado de que en Lancashire,  la Universidad de Edge Hill cuenta con un programa de estudios profesional, tanto teóricos como técnicos y prácticos en drag ¿Ves esto viable en México y de qué forma?

No ahora, tal vez en unos 10 años. Hay intentos menos formales para profesionalizar el drag, como talleres de maquillaje, de clown, de caminar en tacones, de actuación… y creo que a partir de ahí se están poniendo los cimientos. Además, académicamente me ha tocado toparme con muchos trabajos escolares orientados al drag. Cada vez más jóvenes, principalmente LGBT, se interesan por nuestro hacer, desean plasmarlo en sus tesis, entrevistas, documentales, y esto abre el campo a la investigación—y por tanto a la formación de un campo de conocimiento— del drag. Estoy muy contenta de poder presenciar y formar parte de esto.

¿Dónde crees que está posicionado el drag nacional a nivel escénico?¿Crees que cuenta con la infraestructura adecuada o de qué forma podemos contribuir a su mejoramiento técnico?

En general podría decir que somos escénicamente amateur, pero cada vez más hay gente preparándose para ello, el escenario es un hábito que también se puede formar con la práctica y la auto observación. A veces los escenarios son muy pequeños, o a veces muy amplios y es un reto adaptar un número para distintas dimensiones escénicas. Para contribuir al mejoramiento técnico es importante una buena remuneración, eso nos permitiría capacitarnos a distintos niveles.

¿Cuáles son los servicios específicos de carácter público/privado  que se necesitan desarrollar e incluso inventar para resolver necesidades específicas del mercado drag?

Digamos que son pocos los productores—e incluso los proveedores— mexicanos de indumentaria drag, desde tacones, vestuario, accesorios, hasta pelucas; nos enfrentamos con cierta escasez dentro del mercado mexicano, lo cual lo solucionamos ya sea comprando en el extranjero o con el DIY, este último aspecto es asombroso porque entonces, entre drags nos prestamos servicios y poco a poco podemos ir creando colectivos que se dediquen a producir o utilizar dicha indumentaria, esto es algo que quiero hacer con mi casa Visual Infection Collective. También considero que es importante la creación de una asociación—sea en forma de sindicato o no— que vele por los intereses de los artistas drag. Tal vez me anime en un futuro a impulsar esta iniciativa.

Hace poco me sentí incomodx al pensar que veo muchas drag Queens -hombres gay cisgénero- usando discursos de derechos trans en sus performances. me rebotó  la idea de que quizá sea una plataforma un tanto irónica para transmitir dicho mensaje. Por otro lado he escuchado que es un recurso infalible si de ganar adeptos en un concurso se trata Me interesa saber mucho ¿Cuál es tu opinión al respecto?

Es una pregunta difícil, realmente a veces olvidamos que existen 3 T’s en los trans, lo travesti, lo transgénero y lo transexual. Nosotras somos travestis que aunque no lo hacemos por un fetiche sexual, sino por un fetiche escénico usamos y nos apropiamos temporalmente de la estética característica del género “opuesto”, a menos que se trate de una BioQueen o BioKing. Pero dentro del performance, que inicia desde que alguien te ve ya transformada, somos una rayita de transgénero, ya que, por la ilusión que a veces deseamos transmitir nuestro cuerpo, movimientos, voz, pronombres… se ven en una ligera transición incluso podemos carecer de género durante nuestro performance y eso también es una transición, queer, pero transición, al fin y al cabo.  Es por ello que no creo que esté mal que las drags tengamos una postura política en lo que respecta a los temas trans, ni mucho menos que en determinados shows los usemos.

Pero, a veces, la gente abusa de ciertos recursos y eso es un recurso seguro, entonces puedes entender que la persona no se preocupa realmente por el tema trans, sino que es por el propio ego y ganas de “figurar” que lo hace. Todo recurso debe saber cuándo ser usado, porque si no aburre, o en este caso puede ofender.

Espero no ofender a nadie con esta respuesta, no soy un experto en temas de género o feministas.

En ilegal tenemos un lema: #WeAreNotSpecial ¿Qué significa esto para ti y cómo se aplicaría a tu trabajo?

Me suena a ir a contracorriente, a tomar a tu freak interior y aceptar que no eres especial pero que aún así marcas tendencia. Me suena a personas ordinarias que se saltan la fase de ser especial, para llegar a ser mágicas, es como saltarse una etapa de la digievolución porque puedes y ya. Y técnicamente lo aplico siempre, pues a pesar de ser un hombre ingenuo y a veces infantil, doy un salto a mi otro yo, sin necesidad que me digan cumplidos—que son bien recibidos— me gusta hacer magia con mi cuerpo.

 

Styling, interview and original idea Daniel’ Francol’ Franco
Gabo Lopez  Photography
Karla Luebbert Styling Asistance.
Luis Álvarez (Vanilla Vice) MUA asistance and backstage.
Daniel Fork ( Madison Fork Hair asistance.
Pablo Mendez Zarazua Lighting asistance.
Karen Moe Location.
All clothes : R E A L by Omar Limón & Lupe Luebbert



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *